alternativas de financiación para emprendedores

Alternativas de financiación a los bancos para lanzarte como emprendedor

El último Estudio Global de Emprendimiento Amway revela que el acceso a la financiación es la mayor barrera percibida por los emprendedores en nuestro país. Según este trabajo, cuatro de cada 10 personas se consideran capaces de crear un negocio, pero el 65% de éstos no lo hace por falta de financiación propia o por miedo a las condiciones de un crédito bancario. Sin embargo, la innovación financiera o "fintech" pone a disposición de empresarios y emprendedores una serie de alternativas a los bancos que pueden resolver la falta de capital inicial y la “travesía del desierto” - uno, dos o más años- que tienen que sufrir casi todas las empresas antes de empezar a generar caja. Sigue leyendo y te explicamos cómo puede ayudar a tu negocio la inversión de riesgo, los business angels y las aceleradoras.

alternativas de financiación para emprendedores

Imagina que dispones de un espacio amplio y tienes la ilusión de convertirlo en una ludoteca diferente. El problema es que no tienes el dinero necesario para hacer la reforma pertinente. Pero, si pidiésemos un crédito al banco, no podríamos asegurar que el espacio tendrá clientes antes de que lo llene el “boca a oreja” o nuestra reputación online, porque esto puede llevar un año o más. ¿Cómo devolver el crédito o tener ingresos durante esos meses de “death valley”?

Los “inversores de riesgo” son un socio que aporta ese dinero necesario para crear tu negocio y vivir los primeros meses –a veces, son años- sin exigir una devolución inmediata y a plazos, como ocurriría con un crédito bancario. El “socio financiero” comparte el riesgo y los futuros beneficios con el emprendedor y, si se gana, todos ganan; si se pierde, todos pierden. Eso sí: una vez que la empresa se ha consolidado e incrementado su valor lo suficiente, los fondos de riesgo se retiran del negocio, si es posible, obteniendo una importante rentabilidad.

Porque ahí está el problema: aunque cada operación de este tipo fija unas condiciones propias, el final de este idilio suele ser una venta cuatro, cinco o seis años después del inicio, cuando el negocio es rentable y apetecible para otro tipo de inversores, los que buscan realidades consolidadas y marcas de éxito. En esa tesitura, los promotores no tienen capacidad de elección y se ven abocados a vender su parte cuando su socio -el fondo de “venture capital”- decide vender la suya. No olvidemos que el inversor inicial busca una rentabilidad en inversiones de alto riesgo, y, cuando la apuesta sale bien (es el caso de Linkedin, You Tube, Whatsapp y otras ventas millonarias de negocios tecnológicos) no dudan en “desinvertir”. Porque otras muchas veces, la apuesta hace honor al término de “capital riesgo” y la cosa acaba mal.

alternativas de financiación para emprendedores

Según estadísticas del sector en EEUU, en un 50-60% de los proyectos en los que se invierte capital riesgo en una empresa, no se recupera la inversión; en otro 30-40%, se recupera sin apenas rentabilidad: y sólo el 10% restante genera beneficios suficientes como para compensar la actividad de todo el sistema.

Y tanto que compensa. Según la asociación de empresas de este sector, en los últimos años, se ha experimentado un fuerte aumento de las operaciones de capital semilla en start-ups, fundamentalmente, en los sectores TIC, biotecnología, electrónica y energía. En los próximos años, se esperan tasas de crecimiento del sector superiores al 50% en volumen y número de operaciones debido, por un lado, al aumento de la demanda de financiación de start-ups, y, por otro lado, a la entrada de nuevos agentes internacionales con mucho capital disponible para financiar operaciones de cierto riesgo y no poca rentabilidad.

Consejos para convencer a tu socio financiero

 Llegados a este punto, tal vez hayamos decidido que nuestro emprendimiento necesita de un inversor de riesgo. Pero, ¿cómo conseguir un acuerdo con alguno de ellos? La mejor forma de llamar la atención de este tipo de inversores es exponer tu idea en foros específicos que se organizan en muchas ciudades para poner en contacto a inversores y proyectos innovadores. En estos eventos, el emprendedor tiene al público adecuado y "todo" es cuestión de seducir a alguno.

alternativas de financiación para emprendedores

Pero seducir en poco tiempo, porque, en el sector de inversores, todo el mundo entiende que los buenos proyectos se explican fácilmente. La moda de los “elevator pitch” (presentaciones concisas de nuestro proyecto que duran lo que un viaje en ascensor) tienen que ver con esto. Luis Martín Cabiedes, Socio Fundador de Cabiedes & Partners, recomienda, ante todo, claridad: “si vendes zapatos, vendes zapatos, no soluciones de desplazamiento -explica este conocido "gurú" del fintech o tecnología financiera-. Lo importante no es el pitch, y tampoco se va a vender el proyecto porque el power point sea muy vistoso. Lo que importa es tener un buen proyecto y explicarlo con claridad”.

Conviene que el producto o servicio esté lanzado, aunque sea a pequeña escala, y con resultados extrapolables. Las ideas, sin más, seducen poco a quien se juega su dinero. “Ante un inversor, nunca saques el pescado a medio hacer, sino cuando está perfecto y emplatado. Es un error muy común presentar la idea demasiado pronto”, aconseja Javier García, co-fundador de CIES Finanzas y del portal Sintetia.com. García prioriza los proyectos donde la oferta “resuelve necesidades reales y actuales de la gente, y del máximo de gente”.

Business Angels y Aceleradoras

Ahora vamos a hablar de otros agentes novedosos que van en esa línea de financiación alternativa pero que facilitan otros instrumentos que pueden ser decisivos en la viabildiad de tu negocio: los business angels y las aceleradoras de negocios.

Los business angels son el socio financiero ideal. No sólo buscan rentabilidad en su apuesta, sino que apadrinan el proyecto y, además de buscar financiación, ofrecen formación, contactos y otras ayudas preciosas para un negocio que empieza. Suelen ser ex-ejecutivos o empresarios en fase senior con capacidad económica, experiencia y tiempo para destinar a proyectos innovadores y necesarios de algún modo para el conjunto de la sociedad. Invierten cantidades no muy elevadas

alternativas de financiación para emprendedores

(hasta 100.000 euros) como para interesar a fondos de capital-riesgo (financiadores de operaciones mucho mayores) pero que escapan a las posibilidades de la financiación FFF (friends, familly and fools). Para quienes vean en estos benefactores una salida clara para su negocio, han de saber que la mejor forma de llamar su atención es exponiendo su idea en foros específicos que se organizan en muchas ciudades para poner en contacto a inversores y proyectos innovadores.

Las lanzaderas, aceleradoras o incubadoras son otros agentes útiles que reducen la fase complicada de un emprendimiento en la que el proyecto arranca con todos los gastos que conlleva pero no genera caja para pagar las facturas y sueldos. Seleccionan algunas empresas y les ofrecen un espacio físico, formación, mentoring y, por supuesto, aportaciones financieras inferiores casi siempre a los 100.000 euros y, por lo general, participando en el capital de la empresa como un socio más.

Business angels y aceleradoras están teniendo una rápida expansión en España y, de hecho, están doblando su volumen y número de operaciones cada año.

SH Working es un Centro de Negocios que alberga una comunidad de emprendedores en la que podrás hacer crecer tus ideas.  Nuestro centro está ubicado en el Paseo de la Castellana de Madrid y en él damos la bienvenida a todos los emprendedores, freelancers, autónomos, pymes y micropymes que necesiten un lugar permanente, temporal o puntual para desarrollar sus proyectos.