Influencers, la nueva publicidad para tu negocio

Son una nueva forma de comunicación. O si se prefiere, una nueva forma de publicidad. O de marketing. O todo eso a la vez. Los influyentes de los social media, esos personajes con cientos de miles o, incluso, millones de seguidores en sus redes sociales se han convertido en un canal de comunicación y publicidad de enorme rentabilidad para todo tipo de empresas, incluidas, PYME´s. Porque el coste de una campaña de influencers es mucho más asequible que cualquier otra forma de publicidad. Sigue leyendo y tal vez encuentres una forma de promocionar tu empresa.

«¿Conoces a Antonio, que sabe tanto de correr? –se pregunta metafóricamente en su canal de YouTube Chema Espejo, comunity manager especializado en Facebook, y aspirante él mismo a influencer a través de sus múltiples redes sociales- Pues dice que conoce unas zapatillas la mar de chulas y que te ayudan mucho a la hora de correr«. «Pues sí lo dice Antonio -le contesta figuradamente otra persona- voy a comprar esas zapatillas. Pues justo eso es un influencer, es decir, una persona que sabe mucho de algo e influye en la toma de decisiones de sus seguidores. El marketing de influencers no es más que el hecho de que ellos hablen de tus productos y así llegar a más gente».

Los influencers o influyentes son esas personas cuyos blogs o espacios en Twitter, Facebook, Instagram o YouTube son seguidos por una audiencia a menudo millonaria que, además, toma muy en cuenta las opiniones o consejos del «prescriptor» a la hora de tomar sus decisiones. La Oficina de Publicidad Interactiva (IAB, por sus siglas en inglés) estima que entre los casi 20 millones de personas que ya compran habitualmente por Internet en nuestro país, los blogs de expertos son la referencia más importante en sus decisiones de compra -el 49% los tenía en cuenta-, seguida de «familia y amigos» (45%) y las redes sociales (27%).

Según la consultora Nielsen, el 92% de los consumidores confían en las recomendaciones de amigos y familiares en sus decisiones de compra. Según ODM Group, el 74% de los consumidores hoy en día buscan información en las redes sociales antes de adquirir un producto o servicio. La consultora Tomoson traduce todo esto a dinero: por cada dólar invertido en marketing de influencers, la empresa recibe 6,50 de beneficio, siendo así una de las formas de publicidad más rentables y efectivas, si no la que más.

Marcas fuera de su zona de confort

Particularmente, los influyentes pueden ayudar a las marcas que se salen de su zona de confort. Por ejemplo, cuando se trata de lanzar un producto innovador sobre el que la gente no tiene referencias (los «smart watch» han utilizado ampliamente a prescriptores tecnológicos), cuando la empresa trata de conquistar un target nuevo (una marca de moda femenina que lanza una línea masculina, por ejemplo), cuando el público objetivo es joven o está muy «internetizado» (cualquiera de las campañas del Rubius va por aquí) o cuando el «producto» tiene una temporada corta o apenas hay tiempo para lanzarlo (el estreno de una película, sin ir más lejos).

Algunos famosos cumplen esta función, y pueden valer perfectamente como influencers. Sería el caso de los cantantes David Bisbal o Alejandro Sanz, el presidente de Cantabria (el televisivo y tuitero Miguel Angel Revilla), el defensa Sergio Ramos, la actriz Paula Echeverría o Belén Esteban, todos ellos personajes muy conocidos que trasladan su popularidad a Twitter, Facebook o Instagram y consiguen sin mucha dificultad millones de seguidores.

Pero muchos otros influyentes son «nativos digitales» y basan su autoridad en un blog o en redes sociales que gustan a mucha gente, nada más. Los «puristas» del «influence marketing» nos van a recomendar siempre trabajar con estos últimos porque, aunque no tengan audiencias tan millonarias (o sí) como los «famosos-famosos», ofrecen una gran capacidad para influir en las decisiones de compra de su público.

Es el caso de El Rubius, un «gamer» que nació con un videojuego en la mano y que, con apenas 29 años, acumula unos 12 millones de seguidores en sus canales de Youtube. Willyrex es otro fanático de los videojuegos que, con 27 Años, presume hoy de más de 10 millones de suscriptores en You Tube y 4,35 millones de followers en Twitter. Mikel Iturriaga y su conocido blog gastronómico (El Comidista), Sor Lucía Caram («la monja tuitera») o la bloggera de la moda (Alexandra Pereira), que tiene  más de un millón de seguidores en Instagram, son otros influyentes que están revolucionando el mundo de los medios de comunicación y la publicidad.

Cada vez son más las empresas cuyos departamentos de marketing apuestan por esta forma de publicidad. Según una encuesta de la revista Forbes, un 87% de las empresas consultadas -todas ellas, grandes compañías- tenía previsto echar mano de influencers en sus campañas de marketing a lo largo de 2017.