Grupos de Linkedin para tu networking

Hoy vamos a hablar de una red social de la que casi nunca hablamos, pero que sigue siendo clave cuando se trata de emprendimiento y negocios: Linkedin. Concretamente, tratamos los grupos de Linkedin, una herramienta enormemente útil para profesionales y empresas en cuanto se dominan cuatro o cinco rudimentos. Sigue leyendo y tal vez te sorprenda lo mucho que pueden hacer por ti estos grupos de Linkedin.

Compartir una información o una opinión  en un grupo de Linkedin es algo tan sencillo como escribir un título, redactar un mensaje con o sin enlace, adjuntar una foto o video (si lo hay) y poco más. Y, si se trata de comentar un debate abierto por otra persona, es todavía más sencillo: escribes en la caja de comentarios y se publica automáticamente.

Porque los comentarios se publican todos, quieran o no los administradores.  El papel omnipotente de los moderadores ha desaparecido y ahora ya no tienen la potestad de decidir si un comentario se publica o no; todos se publican automática e instantáneamente, aunque, eso sí, a posteriori -si se violan gravemente las reglas del grupo- se puede eliminar un comentario. Todos los miembros del grupo, por cierto, pueden etiquetar de “inapropiada” una conversación o intervención si así lo consideran. Y cualquier miembro del grupo puede invitar a unirse a él a sus contactos directos, convirtiéndose todo ellos, en cierto modo, en administradores. Parece más democrático.

Y, ¿para qué me sirve todo esto? Desde el principio de Linkedin, en 2003, se observó que la presencia activa en grupos disparaba las visitas a los perfiles y, con esto, aumentaban sensiblemente tus invitaciones para conectar, la visibilidad de tu marca personal y las propuestas de negocio. Contactar con más personas de interés profesional es sin duda el gran beneficio profesional de participar en grupos.

Llegados a este punto, tenemos que dar un primer consejo: actualiza tu perfil si realizas dos o tres intervenciones de calidad al mes (no hace falta más) en un grupo porque lo van a ver muchas más personas. Añade aptitudes recientes, formaciones recientes o no tan recientes, alguna publicación on line o las referencias profesionales que podamos conseguir.  Ya verás cómo aumentan las visitas a tu perfil, visitas que puedes conocer con nombres y apellidos para investigar si otra empresa está detrás de ti o anticipar, tal vez, una propuesta de negocio. ¿Cómo?

Puedes abrir una cuenta premium (esto y sus anuncios publicitarios es de lo que vive Linkedin) y conocerás al detalle el perfil de todas las personas que han visto el tuyo. Pero también puedes instalar en el PC una extensión gratuita para Chrome (una aplicación, si queremos llamarla así) llamada Profile Visitor que guarda todas las personas que han visitado tu página de Linkedin siempre que no estén navegando de incógnito. Se instala en unos pocos segundos y, después, cuando inicias sesión en LinkedIn, pulsas el icono de la nueva app (arriba a la derecha). No olvides que todo esto es para Chrome, el navegador de Google.

Google, fuera

Pero, tal vez el gran cambio que han experimentado los grupos de Linkedin es el refuerzo de la privacidad. Ahora, todos los grupos son estándar o no publicados. ¿Qué significa esto? Los grupos estándar aparecen en las búsquedas de Linkedin, pero sólo los datos generales (presentación, normas o número de miembros) y la opción de pedir ser miembro.

Los no miembros ya no pueden conocer los debates desarrollados en el grupo y, si son admitidos al foro, no van a recibir información alguna de los contenidos publicados antes de su entrada. Los debates sólo son visibles para los miembros del grupo. «Nuestra investigación ha concluido que las conversaciones profesionales son más eficaces en un espacio privado de confianza, así que las conversaciones en los grupos no podrán verse hasta que se forme parte de un grupo», explican las normas de la red propiedad de Microsoft.

Los grupos no publicados ni siquiera aparecen en el buscador de Linkedin a no ser que ya seas miembro de alguno de ellos. Sólo puedes unirte a un grupo de este tipo por invitación de la o las personas que administran el foro. Al igual que los grupos estándar, solo los miembros del grupo pueden ver las conversaciones del grupo.

Y, lo que es más importante: en ambos casos -grupos estándar o grupos no publicados-, ninguna conversación es rastreada por Google, de modo que no tenemos que preocuparnos porque en el futuro quede en la red alguna crítica a esa multinacional para la que -paradojas de la vida- hemos acabado trabajando.

La no indexación en buscadores puede jugar en contra de la marca personal porque los comentarios tienen menos repercusión, pero, según la red  este bloqueo a las arañas de Google permite más libertad a los miembros y mejora la interacción del grupo y el networking interno porque lo que cuenta es si aportas o no utilidad a la comunidad, no llevar tráfico a tu blog o a tu tienda on line. «Los grupos solo para miembros han suscitado conversaciones y una participación considerablemente más elevada que otros grupos (hasta 5 veces superior), lo que indica que los miembros se sienten más cómodos al aportar a estos tipos de grupos», explica Linkedin en sus preguntas frecuentes.